Nuestra organización

Nuestra Organización

La FundaciónCaminos de Libertad, es una organización canónica de reconocimiento civil creada por la Arquidiócesis de Bogotá con el fin de apoyar el trabajo de la Iglesia en el mundo penitenciario, atendiendo las necesidades espirituales, materiales y familiares de las personas privadas de su libertad en las prisiones de Colombia. Además de cumplir su labor tras las rejas, desarrolla diversos programas de promoción y atención social integral en beneficios de las familias y de las personas que recobran la libertad, entre ellas muchos extranjeros de diversas nacionalidades.
ayuda2

Misión.

Anunciar la Buena Nueva del evangelio a través de la acogida, orientación y capacitación de las personas privadas de la libertad en las cárceles, los post-penados y sus familias, como una contribución al desarrollo humano, la prevención del delito desde la niñez, la búsqueda de la paz y la promoción de la dignidad humana, la justicia y el desarrollo integral de los beneficiarios.

 

Visión.

Ser referente y multiplicador de programas de acción integral que respondan a la problemática penitenciaria de Colombia; además de ser reconocida como una institución que investiga y ofrece respuestas concretas en favor de sus beneficiarios, buscando en ellos un impacto social positivo.

Nuestros Beneficiarios.

  • Personas privadas de Libertad.
  • Familias de los reclusos.
  • Personas que recobran la libertad “Post-penados”.
  • Agentes de Pastoral Penitenciaria.
  • Capellanes de establecimientos de reclusión.
  • Integrantes del Cuerpo de Custodia.
  • Funcionarios del Sistema Penitenciario

Historia

La Fundación Caminos de Libertad, fue creada en 1997 por la Arquidiócesis de Bogotá, Colombia; como una organización de la Iglesia Católica. La fundación busca canalizar recursos económicos para adelantar los proyectos y programas de la Pastoral Penitenciaria Católica y promocionar, coordinar y adelantar programas que contribuyan al mejoramiento de la calidad de vida de la comunidad del ámbito penitenciario.
caminos de libertad

Esta labor es responsabilidad directa del Estado, sin embargo, la Iglesia Católica no puede ser indiferente ante el drama humano que significa perder la libertad y la difícil situación de las personas cuando la recobran, a quienes se les niega toda posibilidad de reinserción social, así como el estigma al que se enfrenta la familia.

 

Desde 2009 se inicio en la ciudad de Bogotá la construcción del Centro Nacional de Servicios de Pastoral Penitenciaria, en 2011 se recibió la primera etapa donde se encuentra la parte administrativa de la fundación, consultorios médicos, hogar de paso y habitaciones para sacerdotes.

 

Responsabilidad Social

Por ser una entidad sin ánimo de lucro, la fundacion caminos de libertad está en la capacidad de otorgar certificado de donación legal.

¿CÓMO VA LA CONSTRUCCIÓN?

Se proyecta a largo plazo, poder terminar totalmente el proyecto, que consiste en la construcción del complejo del hogar de paso (12 habitaciones con acomodación doble y baño); adicionalmente 2 salones de capacitación, oratorio, comedor general y cocina.

En esta etapa se proyectó la construcción del auditorio con capacidad para 300 personas, un aula alterna para capacitación, dos baterías de baño y parqueadero para 50 vehículos.

 

Esta etapa abarcó la construcción de oficinas administrativas, salas de atención al público, consultorios médicos, consultorio jurídico, hogar de paso (12 habitación con acomodación doble y baño) y 11 habitaciones para residentes; por un valor de $2.293 millones de pesos correspondientes a 2.983,95 M2 de construcción.

 

El 16 de Junio de 2011 se realizó la entrega de la primera etapa por parte de la Constructora. Posteriormente el 30 de Junio de 2012, se hizo el acto de inauguración en la que participaron benefactores, representantes de las agencias de cooperación, autoridades eclesiásticas en cabeza del Señor Cardenal Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá y el señor Nuncio Apostólico en Colombia, Mons. Aldo Cavalli; así como directivas y funcionarios del INPEC en cabeza de su director, General Gustavo Adolfo Ricaurte Tapia.